Para qué sirve la Ayahuasca

2021-09-15 09:09:01   733 Visitas


Ayahuasca: ¿Qué es y qué le hace a tu cuerpo?



¿Qué es?

Ayahuasca quiere decir “viña del alma” o “viña de la muerte” en un dialecto indígena andino llamado quechua. Viene de la selva, no es como el peyote u otras medicinas que se recolectan; es una bebida ceremonial de la zona del Amazonas que se hace con las hojas de un arbusto, (generalmente Psychotripia viridis) que contiene DMT o dimetiltriptamina y una liana (Banisteriopsis caapi) que tiene β -carbolinas.

Su consumo tradicional es en ceremonias que necesitan una preparación en cuanto a alimentación, en entornos específicos y bajo la guía de shamanes.

La DMT es la responsable del efecto alucinógeno de la ayahuasca, pero no es activa por vía oral porque la enzima MAO (mono-amino-oxidasa), presente en el tracto gastrointestinal, la metaboliza e inactiva rápidamente.

Las β-carbolinas inhiben la acción de esta enzima y permiten que la DMT permanezca en el cuerpo el tiempo suficiente para producir sus efectos.

La DMT está presente en plantas, animales y hongos. Tiene cierto efecto bactericida (mata bacterias).

Se sabe que el cuerpo humano también produce cantidades muy pequeñas de DMT, pero no se conoce con exactitud cuáles son sus funciones. Se piensa que modula la acción de otros neurotransmisores.

En muchos países como Estados Unidos y el Reino Unido, el DMT es ilegal.

En 2008, el gobierno peruano reconoció esta bebida como «uno de los pilares básicos de la identidad de los pueblos amazónicos. También afirmó que el consumo de la «planta maestra» o «sabia» es la puerta al mundo espiritual y sus secretos, razón por la cual la medicina amazónica se ha estructurado alrededor de la ceremonia ayahuasca.

¿Qué hace?

Si una persona toma DMT, no tiene efecto. Si la fuma sí, pero dura poco.

La ayahuasca produce náusea, vómito y diarrea en un porcentaje alto de personas.

Algunos lo consideran como un efecto purificador. Sin embargo, pueden presentarse casos de deshidratación derivados de la pérdida de líquido y electrolitos que pongan en riesgo a la persona.

En algunas personas puede presentarse ansiedad y dolor de cabeza transitorios.

También aumenta la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la temperatura corporal y los niveles de cortisol.

Los efectos psicoactivos de la ayahuasca son difíciles de separar del entorno ceremonial y se parecen a los de otros alucinógenos: alteración de percepción auditiva, distorsión de espacio y tiempo, imágenes vívidas con ojos cerrados, asociaciones de ideas. Nuevas y estados de introspección. Estos efectos psicoactivos empiezan de 30 a 60 min después de beberla, alcanzan su máximo entre la primera y segunda hora y desparecen después de 4 a 6 horas.

Estudios de neuroimagen han demostrado que aumenta el flujo cerebral en zonas específicas del cerebro. También reduce la actividad basal del cerebro en “reposo”.

Al igual que sucede con otros alucinógenos, la experiencia puede ser muy variable dependiendo del entorno y las expectativas del sujeto.

A nivel de mecanismo de acción, la DMT tiene similitud estructural con la serotonina (5-hidroxi-triptamina). Por eso, se une a un subtipo especial de receptores a serotonina (5-HT2A) que es el responsable de las alucinaciones Las β -carbolinas también activan estos receptores, al igual que lo hacen otros alucinógenos como la LSD, la sustancia activa del peyote (mescalina) y la de los hongos alucinógenos (psilocina y psilocibina).

¿Tiene riesgos?

La ayahuasca es una preparación con contenido variable de DMT y β -carbolinas que produce una estimulación de receptores a serotonina.

Si se combina con otros medicamentos que aumentan la serotonina, o con alimentos ricos en triptófano (precursores de DMT) puede producir un exceso de este neurotransmisor con efectos adversos serios.

La dosis letal de la DMT es más alta que la que se usa generalmente en las preparaciones de ayahuasca, pero, por supuesto, no hay control de dosis en las preparaciones.

El centro de control de envenenamiento de los EU recibió reportes telefónicos de 538 casos intoxicación por ayahuasca entre 2005 a 2015. La tercera parte de ellos, con agitación.

Aunque no se considera que la DMT produzca adicción, 15 a 20% de los usuarios no suspenden su uso. Ahora que hay turismo de ayahuasca, existen personas que no tienen capacitación ni médica ni psicológica para evitar que las personas que la consumen tengan efectos adversos ni para reaccionar adecuadamente si los presentan. Esto ha llevado, en algunos casos, a complicaciones en personas susceptibles (con diabetes, por ejemplo) que han llegado a ser fatales. Para quienes la introspección los lleva a analizar eventos traumáticos, la experiencia puede ser desagradable y dolorosa.

Existe evidencia de presentación de brotes psicóticos en personas con antecedentes personales o familiares de trastornos psiquiátricos.

¿Tiene efectos benéficos?

Hay estudios clínicos que muestran que la ayahuasca puede ser un auxiliar efectivo para el tratamiento de la depresión resistente a otros tratamientos. Esto puede deberse a un aumento de ciertos neurotransmisores (que generalmente son metabolizados por la enzima MAO), pero también a que los pacientes deprimidos tienen una actividad cerebral en reposo incrementada.

Sin embargo, la eficacia de la experiencia con ayahuasca dependería de qué tan bien se maneje la introspección durante la experiencia bajo la guía de un facilitador experto, de la integración a la vida cotidiana y del seguimiento posterior (que puede incluir antidepresivos convencionales). No debe dejarse de lado la consideración de que un porcentaje alto, de alrededor del 30% de las personas, puede tener un efecto placebo. Esto sucede con ayahuasca y antidepresivos convencionales.

Los estudios con resultados promisorios mezclan psicoterapia (atención plena compasiva, APC, o “mindfulness”, por ejemplo) con una dosis de ayahuasca inicial y derivación posterior a tratamiento. Dos metas de la APC que se facilitan con la ayahuasca son el no juicio (centrarse en la experiencia presente sin calificarla dicotómicamente como buena o mala) y la no reactividad (dejar fluir los pensamientos y sentimientos sin reaccionar frente a ellos).

Idealmente, una combinación de dosis conocidas y controladas de DMT con una β-carbolina, bajo supervisión médica y en un entorno controlado, funcionaría como un antidepresivo eficaz minimizando los efectos adversos.

¿Cómo es el ritual?

El consumo se hace con la asistencia de los shamanes. Muchas personas de todo el mundo viajan a las zonas amazónicas para participar en estos rituales.

La idea de la ceremonia del té de ayahuasca es despertar energías espirituales superiores y transportarse a un mundo místico para sanar situaciones de todo tipo.

Una vez iniciada la ceremonia, se ingiere la bebida y luego, mediante cantos e invocaciones, los shamanes buscan abrir un portal que comunique a las personas con la sustancia que producen las plantas, para conectar con su fuerza espiritual.

Entre 20 y 45 minutos después de beberla, los participantes comienzan a notar sus efectos, conocidos como «mareación de ayahuasca.

Los efectos que produce son diferentes en cada persona. En la actualidad, los rituales con ayahuasca se han expandido a todo el mundo.



Fuente: Martha Debayle


Edición: Susana Ruiz

Grupo Radiza Chihuahua