La Caldera

2021-10-20 08:53:27   741 Visitas


Por: Redacción Estatal.



* VAN VS EX ALCALDE POR MISTERIOSO DESFALCO

TODOS los órganos fiscalizadores del estado, incluyendo la Fiscalía General, tienen en la mira al exalcalde de Camargo, Arturo Zubía quien desapareció o le desaparecieron 11 millones de pesos a horas de que concluyera la administración.

Ante la falta de información consistente, las versiones crecen como las acciones de Netflix en cada estreno.

Primero se dijo que el exalcalde se hizo un autopago de un préstamo que había hecho al Municipio, luego que era parte de la nómina pendiente a los trabajadores del ayuntamiento y hasta el pagó a una constructora.

Es más la versión más reciente se indica que alguien de otro estado hackeo las cuentas bancarias del Municipio en sólo 11 segundos y a unas horas de que Zubía se fuera.

La desaparición de 11 millones de pesos, para un Municipio como el de Camargo o es cosa menor y aunque hubieran sido 100 pesos, no se deja de plantear la hipótesis en el sospechosismo.

La Auditoría Superior del Estado es quien encabeza las investigaciones de la desaparición del recurso público, mientras la Agencia Estatal de Investigaciones hace lo mismo pero bajo el ángulo policiaco.

Se supone que la ASE entregará un informe al Congreso del Estado en un plazo no mayor a 10 días.

De ese documento se desprenderá qué fue lo que sucedió y quién es el responsable o responsables de la misteriosa desaparición.

Por lo pronto al exalcalde Zubía ya no se le ve en su terruño, pues se supone que ahora está en la ciudad de Chihuahua en donde quiere demostrar que fue un cíber ataque contra las cuentas bancarias municipales.




* AMLO QUIERE CONTROL JUVENIL

ALGUIEN podría asegurar que el registro obligatorio de los jóvenes mayores de 18 años ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de manera obligatoria vía iniciativa presidencial, es otra ocurrencia.

La incorporación de los jóvenes al Sistema Tributario nacional, no es sólo como lo ha dicho el presidente López Obrador, “porque deben de pagar impuestos, como todos”.

En realidad el joven a los 18 años se concentra en qué carrera deberá estudiar siempre y cuando lo pueda hacer, generalmente con apoyo de sus padres.

Difícilmente están pensando en buscar trabajo y si el caso de que así fuera tienen dos posibilidad; contratarse en una empresa la que necesariamente los registran en Hacienda o ir al empleo informal, en donde no declarará, pese a esté en calidad de contribuyente si pasa la iniciativa presidencial.

Los jóvenes por sí mismo no son generadores de impuestos, por lo menos la mayoría que están en la aulas de educación media y superior.

La intención presidencial tiene más que ver con contar con un padrón juvenil confiables, para control y hasta manejo político.

La Cuarta Transformación quiere centralizar todo para poder controlar. Ya lo hizo con el Ejército en las calles, en los puertos, aduanas, en las obras públicas, en los bancos del Bienestar y hasta en la vacunación.

Busca el control de la energía eléctrica del país y los combustibles, centralizó la nómina magisterial y ahora va por los jóvenes vía Hacienda.

Qué vendrá, aunque no hay precisión, los banqueros ya deben estar pensando en una estatización mal llamada nacionalización, las telecomunicaciones y el control de los medios de comunicación estarán en la agenda al tiempo.






* POLICÍAS EVENTUALES

SEGURAMENTE los logros magros en materia de seguridad, la inseguridad propia y la violencia tienen mucho que ver con la falta de certeza y seguridad de los propios policías de los llamados estatales y ministeriales.

Ayer se reveló que casi 700 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública en el Estado, no cuentan con una plaza o base gubernamental y caso otros casi dos mil agentes ministeriales, dependientes de la Fiscalía General, andan por las mismas.

Significa que son servidores públicos eventuales o bajo contrato semestral, cuando se trata de policías quien se supone garantizan la seguridad de los ciudadanos.

Dicho de otra manera, no realizan una función en oficina o en las calles, en donde, nada pasa si no asisten.

Pero además arriesgan la vida, bajo un contrato eventual que los anula otras prestaciones gubernamentales, pese a que decíamos, el trabajo es delicado y arriesgado.

Cómo se pretende exigir resultados a la Fiscalía, cuando los agentes están sin certeza laboral-económica, muy vulnerables a otras tentaciones.

Nunca en Chihuahua se había tenido policías eventuales, otra ingrata herencia de Corral Jurado, el zar anticorrupción, por lo menos así se sigue vendiendo.





Tu opinión nos interesa, si tienes un comentario o algo que divulgar estamos para escucharte en [email protected]