Enfermedad lo orilló a la muerte

2020-08-11 17:36:31   1520 Visitas


Estados Unidos.- Aunque parecía que todo era maravilloso en la vida de Robin Williams, pues tenía fama mundial - tras protagonizar cintas como Buenos días, Vietnam (1987), Papá por siempre (1993) y El hombre bicentenario (1999) - y una relación sólida con Susan Schneider, el actor padeció una rara enfermedad que lo orilló al suicidio el 11 de agosto del 2014.

Demencia con cuerpos de Lewy es el nombre del padecimiento que trastornó al nacido en Chicago, Illinois el 21 de julio de 1951. Este tipo de síndrome degenerativo del cerebro tiene síntomas muy parecidos a los provocados por el alzheimer y el parkinson, por lo que la patología resulta muchas veces complicada de diagnosticar, según el portal médico Enfermería 21.

​Williams luchó contra esta demencia varios meses antes de su muerte. E incluso, por lo confuso del padecimiento, el 28 de mayo del 2014 fue diagnosticado con parkinson. En el proceso de tratamiento, el famoso acudió con diversos especialistas y probó diferentes métodos para contrarrestar sus alucinaciones, pero nada le funcionó.

Entonces, el 11 de agosto, el actor que provocó millones de sonrisas gracias a sus personajes cinematográficos, fue hallado muerto en su casa ubicada en Paradise Cay, California. Tras realizar las evaluaciones correspondientes, las autoridades señalaron que se trató de un suicidio a causa de asfixia por ahorcamiento.

En septiembre del 2016, Susan Schneider, viuda del actor, publicó en la revista científica Neurology una carta donde contó cómo fue la lucha que tuvo el actor contra su padecimiento.

"Mi esposo, Robin Williams, tenía la enfermedad de cuerpos de Lewy (LBD, por sus siglas en inglés), poco conocida pero mortal. Murió por suicidio en 2014 al final de una persecución intensa, confusa y relativamente rápida de la mano de los síntomas y patología de esta enfermedad. No estaba solo en su experiencia traumática, pues casi 1,5 millones de personas en todo el país están sufriendo de manera similar en este momento", señaló Susan en la misiva.

"No fue hasta el informe del forense, 3 meses después de su muerte, que supe que fue un difuso LBD lo que se lo llevó. Los 4 médicos con los que me reuní después y que habían revisado sus registros, indicaron que la suya era una de las peores patologías que habían visto. Tenía aproximadamente un 40 por ciento de pérdida de neuronas de dopamina y casi ninguna neurona estaba libre de cuerpos de Lewy en todo el cerebro y el tallo cerebral", reveló.

En la carta, Schneider también contó que Williams presentó los primeros síntomas a finales de octubre del 2013: "Estreñimiento, dificultad para orinar, ardor de estómago, insomnio, un sentido del olfato deficiente y mucho estrés. También tenía un leve temblor en la mano izquierda que iba y venía".

Ver esta publicación en Instagram

1996 🦋 Have a good day everyone ! #RobinWilliams

Una publicación compartida de Robin Williams (@robinwilliams) el

"En invierno (de 2013), los problemas de paranoia, delirios y bucles, insomnio, memoria y niveles altos de cortisol, solo por nombrar algunos, se estaban asentando con fuerza. La psicoterapia y otra ayuda médica se estaban convirtiendo en una constante para tratar de manejar y resolver estas condiciones aparentemente dispares", escribió.

Al final del texto, la tercera esposa de Robin describió cómo fue su último día con vida: " Hicimos todas las cosas que amábamos el sábado por la noche y fue perfecto, como una cita larga. Al final del domingo, sentía que estaba mejorando".

"Cuando nos retiramos a dormir, en nuestra forma habitual, mi esposo me dijo: 'Buenas noches, mi amor', y esperó mi respuesta: 'Buenas noches, mi amor'. Sus palabras todavía resuenan en mi corazón hoy. El lunes 11 de agosto, Robin se había ido", concluyó.

Edición: Jennifer Valenzuela

Grupo Radiza Chihuahua