La salsa

2020-01-22 08:03:39   389 Visitas


Por: Rubén Valles Mata

*Defendamos el agua

La intención de la Comisión Nacional del Agua de extraer de Boquilla para enviar al estado de Tamaulipas, despertó en la región todo tipo de liderazgos, los verdaderos, los de a mentiras, los afines y los opositores al gobierno, de dos o tres semanas a la fecha, el tema es la defensa del agua, algunos han salido a las calles a tomar dependencias, estrangular el tráfico, todos quieren que quede claro que el agua de Chihuahua es intocable.

La vocación de la región es la agricultura y la ganadería, Tamaulipas tiene su propia riqueza, sus habitantes la explotan, viven de ella, en eso basan su aporte a la economía nacional, todos hacemos México, cada quien en lo suyo, Nuevo León y su industria no regalan sus productos, Quintana Roo no nos da los paquetes turísticos más baratos porque nosotros no tenemos mar, en esta jungla cada quien agarra su liana.

Si bien la construcción de las presas de Chihuahua fueron con dinero del gobierno, la optimización es mérito de su gente, la tecnificación es una realidad, atrás quedaron aquellos arroyos de agua que se veían casi en cada cultivo, hoy los usuarios pagan por cada metro cúbico que consumen, los módulos de riego son muy estrictos en este manejo, la supervisión de la CNA no permite que sea de otra forma, hay un trabajo de equipo, en el que el usuario de los sistemas de riego, son la principal fuente de éxito.

Si los agricultores chihuahuenses han invertido grandes cantidades de dinero, trabajo y tiempo para optimizar el agua de una zona árida, es para su beneficio, no sabemos cuándo la naturaleza deje caer su fuerza, ya lo hizo con la prolongada sequía de los noventas, hubo ciclos que sólo se sembraron 25000 hectáreas, las principales presas, Boquilla, Francisco I. Madero, El Granero estaban a su nivel mínimo, los creyentes hacían peregrinaciones a San Isidro para pedir por la lluvia, entonces el Gobierno Federal, ni siquiera quería declarar zona de emergencia en Chihuahua, por considerar que la sequía no era un fenómeno natural, entonces el comercio y la industria se fajaron, hicieron labor de equipo y el estado salió adelante.

Ni en esa ni en otras sequías, nadie pensó en el agua de Sonora, Sinaloa o el Río Bravo para mitigar la sed de la tierra chihuahuense, donde el ganado se estaba muriendo, aquí sus productores saben que la naturaleza es así, hubo quien perdió su patrimonio, hubo quien lo empeñó, pero no se rajaron, no se quedaron debajo de un árbol llorando sus penas, tan es así que la agricultura y la ganadería de Chihuahua están de pie, aquí nos rascamos con nuestras propias uñas.

Quitarle a Chihuahua el agua de sus presas no es un acto de solidaridad como lo llaman la directora de aguas de la CNA, es una medida arbitraria, unilateral, si en Tamaulipas sus habitantes estuvieran muriendo de sed, los mismos agricultores y ganaderos les hubieran llevado el líquido, no es el caso, se trata de un criterio de escritorio.

Chihuahua es la cuna de la Revolución, aquí empezó el ocaso del PRI-Gobierno en 1983, aquí la gente trabaja para ganarse el día a día, aquí la gente lucha a través de las armas o las ideas como lo marca su historia, para defender lo suyo, hoy los agricultores y ganaderos están de pie, con ellos sus diputados, sus alcaldes, la iniciativa privada, sus ciudadanos, unidos en defensa de lo que les pertenece, los liderazgos, cada quién a su forma y zona de influencia, mandan el mensaje que no van a dejar que se lleven el agua de Chihuahua, la lucha va más allá, forzar un acuerdo en el que quede estampado el compromiso de respeto y autonomía. Alborotaron avispero.

Amigos nuestros por hoy es todo, ay mañana a ver qué pasa.





Edición: Abigail Serna

Grupo Radiza Chihuahua