Liberarte de un pasado tormentoso

2020-01-18 08:41:04   657 Visitas


Olvídate de las afirmaciones y haz preguntas

Sí, las afirmaciones son relajantes y una forma popular de sanación, pero muchos expertos en espiritualidad sugieren que no estimulan tanto la mente como el hacerte preguntas. Así que en vez de pararte frente al espejo y repetir una y otra vez "Me amo y me acepto hoy", pregúntate: “¿Me amaré y aceptaré hoy. Tu cerebro comenzará a buscar posibles respuestas a lo que puede hacer para amarse y aceptarse a sí mismo. Entrena a tu cerebro para que las repuestas sean acciones que dejen de hacerte sentir culpable por todo lo que no hiciste o de lo que te arrepientes. Parte de la curación es descubrir cómo puedes sentir auto aceptación y amor, así que practica.

Crea un tazón de bendiciones

Es realmente fácil sentirte abrumada por los estímulos del exterior y la angustia en tu interior. Tener pensamientos positivos 24/7 no te empujará a ser proactiva y trabajar en tu sanación, sin embargo, es productivo recordar todas las cosas buenas que te rodean, esto incluye personas, situaciones y oportunidades que te ha ofrecido la vida. Las bendiciones vienen en todos los tamaños y formas. Así que este ejercicio te ayudará a tenerlos presentes. Todos los días, escribe en un trozo de papel algo que consideres como una bendición, dóblalo y deposítalo en un tazón o recipiente. Puedes hacerlo en papel de colores para que se vea lindo. Hazlo durante un mes y luego, el último día del mes, vuelve a leer todo lo que escribiste.

Escribe

Puedes escribir una carta de despedida a una persona o un comportamiento que quieres dejar atrás. Esto te da la oportunidad de tener por escrito exactamente por qué estás tomando esa decisión y te ayudará a aclarar tus pensamientos y sentimientos. No hay necesidad de enviarlo por correo; de hecho, debes quemar ese pedazo de papel al mismo tiempo que repites en tu mente que estás cerrando ese capítulo en tu vida. El punto es que la escritura es liberadora, ni siquiera tienes que ser una profesional en ello. Escribe lo que sientes y te quitarás un gran peso de encima.

Da a los demás

Para ayudarte a ti misma, necesitas ayudar a los demás. Es tan simple como eso. Dar cura tu alma más rápidamente que cualquier otra cosa, y es la forma más rápida de ser más espiritual. Ahora, esto no significa necesariamente que tengas que ser voluntaria en un albergue ni hacerlo tiempo completo Aunque esas son ciertamente formas maravillosas de dar a los demás, dar es una práctica diaria, un cambio de perspectiva para que pienses en los demás antes que en ti mismo. Esto es difícil de mantener, pero como cualquier otra cosa, cuanto más lo hagas, mejor será y mejor te sientas.

Fuente: Nueva Mujer.

Edición: Susana Ruiz

Grupo Radiza Chihuahua