La Caldera

2019-01-10 08:20:47   854 Visitas


*CAYÓ LA PIEZA CLAVE DEL DUARTISMO

TAL VEZ, la pieza más importante del ex gobernador César Duarte Jáquez, antes y durante su sexenio fue Marcelo González Tachiquín, una hechura propia de Duarte y de la madrina de ambos, Beatriz Paredes.

Marcelo creció de manera embalada a la sombra y bajo el poder político de Duarte Jáquez desde la casi desaparecida CNC, en donde le manejó al ex gobernador el sector juvenil y le sirvió como secretario particular.

El ahora vinculado, se fue con César Duarte a la Cámara de Diputados, donde fue el asesor principal y tenía el manejo de gestorías además de encargos especiales del entonces poderoso diputado.

Ambos regresaron a Chihuahua. Marcelo González con la misma cobija se movió en el ámbito juvenil y alcanzó la candidatura a una diputación local, la que perdió. Mientras su jefe tejía finamente en el centro del país la busca de la Gubernatura.

En el 2010 Duarte Jáquez, llega a la gubernatura y le otorga a González Tachiquín la Secretaría Particular, donde Duarte operaba casi todo y Marcelo se convirtió en el supersecretario, quien ponía y deshacía todo en nombre del gobernador, aunque como se dijo en su momento, muchas de las imposiciones de Tachiquín, no le fueron consultadas a su jefe, incluyendo el famoso diezmo por colocación.

Esta circunstancia molestó al gobernador, quien le pidió a González Tachiquín, reactivar la Fundación Colosio, es decir, lo envío a una jubilación anticipada, pero sin pensión, de donde en meses después fue rescatado por el hombre que consideraba como filosofía de vida que “el poder es para poder”.

Marcelo fue enviado a Pensiones Civiles del Estado, en donde fue tan aplaudido como criticado por la reforma que realizó, en resumen daría 100 años de viabilidad a la institución, pero a consta de una imposición de 12 por ciento sobre el salario de los trabajadores del Ichisal, bajo la promesa de que “pronto”, gozarían del servicio médico de institución y las prestaciones, cosa que nunca ocurrió, mientras que a los servidores públicos le descuentan un cinco por ciento para el Ichisal y 12 por ciento para PCE.

La reforma de Pensiones Civiles llevó a Marceo González a la Secretaría de Educación y Cultura, en donde hizo una reestructuración y su ingenio lo llevó a desarrollar el Plan Villa que fue presentado con bombo y platillo en los patios de Palacio de Gobierno en el 2015, con un presupuesto impensable de mil 200 millones para un solo programa.

Este generoso programa, que a la vez provocó una ambición desmedida, es el que tiene ahora González Tachiquín peculado agravado por 150 millones de pesos, más lo que se acumule en materia penal.




*FALLÓ LA ESTRATEGIA DEL DESLINDE

EN EL ocaso del duartato, Marcelo intentó deslindarse de Duarte y lo logró cuando entró en rebeldía cuando no fue designado candidato a la gubernatura por el PRI, después de haberlo presumido abiertamente con propios y extraños y luego de haber comprado conciencias y amistades que lo llevarían a la gloria.

Luego dejó el PRI, pues tampoco le alcanzó ni el dinero, ni relaciones ni sus amigos, ni sus simpatías para alcázar la candidatura a la alcaldía de Chihuahua capital.

Cierto es que Marcelo, pese a que por meses viajo a Canadá y España, siempre estuvo radicado en Chihuahua, en una zona y residencia que asemeja un palacete, reservada para millonarios lugar de donde hace 48 horas fue aprehendido.

Ahora, se localiza en una celda del Cereso estatal, en donde permanecen una docena de duartistas beneficiarios del duartato.




*AMLO Y SU PRETEXTO DE GASOLINA

LÓPEZ Obrador, presidente de los mexicanos, mantiene inundado los medios de comunicación electrónicos, con el mensaje de que gasolina nos sobra y que el desabasto es temporal, mientras se concluye con los huachicoleros.

Acabar con quienes roban por litros o pipas el “patrimonio nacional”, es un reclamo de los mexicanos, pero que se planeé o prevengan este tipo de desbastados es lo que no se puede concebir.

Cerrar el agua de la llave no es la solución, como tampoco lo es cerrar los bancos para que nos los roben-asaltos.

Lo que dice López Obrador y su campaña mediática, es que gasolina si hay, mientras siete estados de la república, dicen y piden lo contrario.

Se parece en mucho a la criticada estrategia calderonista donde retan al crimen organizado del país, salir con una casaca militar y dar por hecho que los malos se acabarían, o sea sin estrategia y menos medir las consecuencias.

Cerrar los ductos para combatir el robo de combustibles, pues es una buena y fallida estrategia como la de Calderón. No se miden las consecuencias y la falta de combustible ahora se ha convertido en desabasto de agua y alimentos.

Dicho de otra manera, los pozos no se tapan abriendo otros. Y aguas la carencia de combustible puede alcanzar a varias ciudades de la entidad, pues es un efecto dominó.




Tu opinión nos interesa, si tienes un comentario o algo que divulgar estamos para escucharte en [email protected]