Sección: Tips

Los secretos de un buen besador

Miercoles, 6 de Junio de 2018 07:19
Visitas: 902Comparte en:

Todavía no te consolidabas como un puberto hecho y derecho cuando ya estabas practicando con la mano o el espejo mientras imaginabas cómo sería tu primer beso. Después llegó el día en que el sueño se convirtió en realidad y por fin tus labios rozaron los de alguien más. Fue solo un instante pero tu cuerpo entero se estremeció y supiste que era algo que querías repetir muchas, muchas veces en tu vida. Desde entonces, has intentado ser fiel a ese deseo y has besado con cierta regularidad. Pero, ¿la práctica ha hecho al maestro? ¿Besas bien o mal?

Las encuestas sobre el tema sugieren que el 59% de los hombres y el 66% de las mujeres, han terminado una relación porque se toparon con un mal besador. Sí, los besos importan y mucho. Por ello, lo ideal es que sepas en qué lado de la balanza estás. Eres un buen besador si…

No quieres comerte a tu pareja.

Durante la investigación para el libro “El arte de besar”, William Cane entrevistó a hombres y mujeres para saber qué les molesta en un beso. La principal queja de las chicas fue que ellos encajaran la lengua en su garganta. También aseguraron que se sienten incómodas durante un beso sofocante. ¿Moraleja? El estilo Hannibal Lecter no aplica.

Usas más que la boca.

Todo tu lenguaje corporal indica que no quisieras estar en otro lugar del planeta que no fuera ahí, dando ese beso. Le tomas la mano o la nuca, le acaricias el rostro o la espalda. Acercas tu cuerpo al suyo. Si abren los ojos y se cruzan, le sonríes con la mirada. Todo tu cuerpo está involucrado en ese momento.

No llevas prisa.

Pensar en el beso como un preámbulo al sexo es un error. El beso en sí es una parte muy importante del sexo y como tal, hay que respetarle. Haces pausar para que crezca el deseo, te detienes y alejas tu rostro unos centímetros para que el suyo te busque. Besas sus comisuras, su barbilla y vuelves a la boca. Te tomas el tiempo para hacer de ese un momento inolvidable.

Y el criterio más básico y obvio: tu pareja no quiere dejar de besarte. Cuando besas bien, tus labios son imanes con un fuerte poder de atracción.

Edición: José Luna

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips