Sección: Tips

Tips para manejar discusiones maritales

Lunes, 14 de Mayo de 2018 07:20
Visitas: 1547Comparte en:

Cuando ya llevas un buen tiempo casado, es común tener conflictos y discusiones con la pareja. Es totalmente normal que haya momentos en que no piensen de la misma manera o no estén de acuerdo en los puntos de vista del otro, aunque esto no significa en lo absoluto que existan problemas reales. También es verdad que puede ser bastante agotador y minar poco a poco la relación si las discusiones suceden muy seguido o peor aún, si se reacciona de formas equivocadas y agresivas ante ellas.

Aquí están los cinco tips infalibles para llevar a buen término las discusiones, si sienten que suben de intensidad:

1) Tomen un respiro. Identifiquen si el problema discutido es real o es producto de estrés acumulado o tensiones irresueltas. Tomen un respiro para no convertir un pequeño malentendido en una pelea de grandes proporciones y que, a final del día, ni siquiera recuerden el motivo concreto por el que comenzó la fricción. Hacer ejercicios de respiración cada vez que las discusiones suben de tono son la mejor solución, incluso yéndose a habitaciones diferentes para relajarse antes de seguir el debate. Eso sí, es importante que no dejen “abiertas” las discusiones para evitar que los persigan en el futuro. Denles “carpetazo”.

2) Recuerden los motivos que los unieron. Cada vez que sientan que pelean constantemente, recuerden todo lo bueno que tiene el otro y los motivos de su enamoramiento y unión posterior. Seguro todo sigue en su lugar, pero por desgracia la rutina y la convivencia constante hacen que se pierdan de vista, sobre todo cuando las discusiones son lo primero que les ocupa la mente y la energía anímica.

3) Distráiganse juntos. ¿Cuándo fue la última vez que hicieron algo juntos? No hacer el súper o ver la televisión, sino algo realmente disfrutable y propositivo como un viaje de fin de semana, un paseo de horas en el parque o una tarde de shopping con cine y cena incluidos. Tal vez con el paso del tiempo han dejado de lado aquellas citas que tenían como cuando comenzaban a salir. ¡Retómenlas!

4) Dense un espacio. Esto para nada significa un “break”, como si de un noviazgo se tratara; sólo implica darse un poco más de tiempo personal y disminuir el tiempo juntos para que cada quien fomente sus gustos, hobbies e intereses. Muchas veces, los conflictos de pareja surgen cuando gradualmente (y sin notarlo) comienzan a perder el espacio de independencia o de introspección personal. Si es necesario, establezcan horarios donde cada quien pase tiempo a solas, ya sea en casa o en el exterior, y también pueda dar un paseo o ir a tomar un café con los amigos.

5) Consideren buscar una terapia. Si después de todos los intentos de los puntos anteriores tienen discusiones acaloradas, no sería nada descabellado considerar ayuda profesional que les facilite entenderse otra vez. Ayuda profesional significa una terapia de pareja. Existen muchísimos centros de apoyo en los cuales, vía telefónica, puede agendarse una cita para valoración. Hay muchos tabúes alrededor de las terapias de pareja, pero la verdad es que todos son sólo eso: tabúes. Visitar a un terapeuta no significa que su relación está dañada, simple y sencillamente significa que no han podidio lidiar de la mejor manera con sus conflictos y que les interesa hacerlo por medio de ayuda externa. Buscar terapia cuando se necesita es una muestra de amor, disposición e interés por restablecer de nuevo la relación.

Edición: José Luna

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips