Practica la mentalidad positiva

2020-10-28 10:17:16   339 Visitas


Los pensamientos negativos son cosas que no podemos evitar, y más aún en situaciones complicadas como las que vivimos ahora.



Una vez que un pensamiento negativo se abre camino en tu mente, es muy fácil comenzar a caer en picada. Pero justo en ese momento es donde entra en juego la mentalidad positiva como una herramienta para cambiar ese panorama.

Sin embargo, esa misma mentalidad negativa puede hacer que todos los pensamientos positivos que intentas tener puedan parecer poco creíbles. Pero con estos consejos ofrecidos por expertos en la materia, podrás empezar a practicar de manera diaria esta mentalidad sin sentir que te mientes a ti misma.

Pero ¿qué es la mentalidad positiva?

Según reseña el portal Well + Good, esto no es más que hablarte a ti misma y tratarte con amabilidad y compasión, tal como tratarías a alguien que amas. Proviene de la psicología positiva, y la neuropsicóloga Judy Ho lo define como “el estudio de lo que hace que los humanos prosperen y funcionen de la mejor manera. Se trata de apoyarse en las fortalezas en lugar de centrarse únicamente en nuestras debilidades y utilizar nuestros puntos fuertes para resolver problemas en nuestras vidas".

Puedes implementar la mentalidad positiva en tu rutina diaria

Asegúrate de que el pensamiento positivo se sienta real

Cuando te sientes mal y mentalmente estás en un lugar oscuro, Goodman dice que las afirmaciones positivas pueden parecer forzadas, poco auténticas y como mentiras directas, lo que las hace no tan efectivas.

Goodman recomienda crear una frase más dinámica, para que no se sienta falsa. Por ejemplo, reemplaza "amo mi cuerpo" por "trataré de mostrarle amor a mi cuerpo" o "estoy trabajando para amar mi cuerpo". Cuanto más auténtico lo sientas, menos resistencia habrá y más fácil será para tu mente aceptarlo. No existe una afirmación única para todos así que juega con las palabras hasta que encuentres las que te resuenen.

Cambia tu comportamiento

Decir un pensamiento positivo es una cosa, pero respaldarlo con un nuevo comportamiento es lo que realmente crea la transformación. "Si continúas teniendo comportamientos que niegan estas creencias o se oponen completamente a ellas, será aún más difícil integrar la afirmación positiva", dice Goodman.



También recomienda que practiques preguntarte: ¿Cómo puedo representar esta afirmación? Por ejemplo, si piensas trabajar en amar tu cuerpo, ¿qué acciones diarias tomarás para demostrarle amor a tu cuerpo?

Comienza de a poco

Si alguna vez has intentado implementar un nuevo hábito sabes que el cambio es difícil. Y tratar de cambiar demasiadas cosas a la vez, sin importar cuán ambicioso sea, suele ser una receta para el fracaso. En lugar de intentar un cambio de imagen completa de tu pensamiento, Goodman sugiere centrarse en solo un área de tu vida a la vez en la que te gustaría mejorar cómo ves las cosas, como el amor propio, la salud y el bienestar, o la confianza.

Comienza con el área en la que tiendes a ser más dura contigo misma, luego piensa en cómo preferirías sentirte acerca de eso y presenta declaraciones positivas sobre esas intenciones.

Cuestiona tus pensamientos

Aunque puedan parecer verdaderos, recuerda que los pensamientos no son necesariamente hechos. Entonces, cuando surge un pensamiento negativo, Ho recomienda preguntarse si el pensamiento es completo, preciso y equilibrado. "Si tu respuesta es no a alguna parte de eso, entonces este pensamiento puede necesitar algunas modificaciones", dice ella. “Realmente se trata de reconocer que los pensamientos son solo eventos mentales y nada más. El hecho de que tengas un pensamiento no significa que sea la verdad".

Para construir un pensamiento más completo, preciso y equilibrado, Ho sugiere utilizar la técnica del "sí, pero". Entonces dirías algo como: "Sí, todavía no he terminado este gran proyecto, pero he avanzado mucho y puedo seguir adelante".

Aprender la mentalidad positiva no es lo mismo que ponerse gafas de color rosa. Todo se reduce a tratarte y hablarte a ti misma con amor, gracia, compasión y bondad, y ver el panorama completo en lugar de enfocarte solo en tus faltas. Tampoco tiene que ser demasiado alegre.

Goodman comparte una cita del triatleta profesional Sebastian Kienle, que ilustra a la perfección la esencia de este movimiento: “nunca juzgues tu vida por un mal día; júzgala por el mejor día".

Fuente: Nueva Mujer.


Edición: Susana Ruiz

Grupo Radiza Chihuahua