Sección Columnas

La Caldera

Lunes, 21 de Mayo de 2018 07:50
Visitas: 895Comparte en:

*SANTA RITA REPITE DOSIS Y QUITA AGUA

COMO hace un par de años, por las mismas fechas vecinos del sur de la Ciudad, de los desarrollos habitacionales de Infonavit en las Mármol 1,2 y 3, Avalos, Aeropuerto, Ranchería Juárez y Ampliación Villa Juárez. Prácticamente están sin agua y aseguran que el líquido vital, es desviado hacia las instalaciones de la Feria de Santa Rita.

Dicen que en los últimos años así ha sucedido y que este no es la excepción; argumentan que el desabasto casualmente inicia una semana antes de la Feria y se restablece al día siguiente.

Antes culpaban a el ex gobernador Duarte de quien decían, tenía que llenar sus albercas y dar de beber a sus finos caballos, toros y vacas, pero ahora, paso lo mismo y El Pony Lara, director de la Junta de Aguas, brilla por su ausencia.




*FGE CALLA POR VIOLENCIA

EN SILENCIO están las autoridades de seguridad estatal tras los múltiples enfrentamientos que se registran en las colindancias con el estado de Sonora.

El fin de semana se vivió una guerra en el tramo carretero de Yepchi a Yecora, muertos incendios, e intensas balaceras se suscitaron a plena luz del día y la autoridad permaneció callada.

Fueron las autoridades de Sonora, quienes revelaron el cruento enfrentamiento, pero al ser en territorio chihuahuense no pudieron intervenir.

Los que saben dicen que los enfrentamientos son entre dos bandas criminales, y se acrecentaron tras la repentina captura de El 80.




*NADA NUEVO EN SALUD

NO ES Novedad lo que sucedió hace unos días en el Hospital Central Universitario de la capital, la falta de recursos y las deficientes instalaciones dejaron al descubierto la vulnerabilidad en la que se encuentran los usuarios.

El Hospital Central Universitario atiende prácticamente a todos los chihuahuenses que no cuentan con recursos para atenderse en hospitales privados, estar sufriendo apagones eléctricos hasta en los quirófanos, pone en riesgo la vida de decenas de pacientes, más a los que estaban en plena intervención quirúrgica.

La versión oficial es que hubo una sobrecarga eléctrica que generó daños en las lámparas, pero las versiones e imágenes del personal médico y de enfermería, demuestran que no fue una sobrecarga, más bien la ausencia de carga eléctrica. Por lo tanto, es una doble irresponsabilidad, primero salir con una versión increíble y luego menospreciar la vida humana de esta manera, todo en un afán de justificar la corrupción, en su versión de ineficiencia.

Tan fácil es aceptar que el cableado eléctrico, no tiene mantenimiento adecuado, o que la planta de energía no funciona, si es que existe o un transformador dañado, claro, más el compromiso de subsanar rápidamente la falla y se acaba el problema, en lugar, ahora sí que de echarle sal a la herida.




Tu opinión nos interesa, si tienes un comentario o algo que divulgar estamos para escucharte en [email protected]





Más Columnas