Sección Tips

Pierde el miedo a envejecer

Domingo, 29 de Abril de 2018 08:40
Visitas: 817Comparte en:

No hace mucho tiempo, escuché a una persona muy cercana hablar sobre su mayor miedo. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que no era otro que el miedo a envejecer. Esa persona se sentía totalmente angustiada al hablar del tema, no soportaba la idea de verse un día en el espejo con el pelo repleto de canas o la cara arrugada. Resulta que desde que había cumplido los 40 años no hacía otra cosa más que pensar en el momento de hacerse mayor.

El testimonio de esta persona me hizo reflexionar, y darme cuenta de cómo los estereotipos negativos hacia la vejez generan verdaderas fobias. Quizá esta persona no se daba cuenta de que ese día no llegaría nunca, no habrá un día en que se vea en el espejo y de repente todo haya cambiado. Todo cambia poco a poco, por fuera pero también por dentro.

Nuestra esperanza de vida es cada vez mayor y todos estamos de acuerdo en que esto es un gran logro. Sin embargo, a la par, las campañas publicitarias nos envían continuos mensajes que idealizan la juventud. Crean estereotipos positivos que asocian esta etapa de la vida con belleza, actividad, felicidad,… Nos ofrecen todo tipo de productos que oculten el paso de los años: cremas, maquillajes, operaciones de estética,…

En contraposición, aparecen los estereotipos negativos que se han desarrollado hacia la vejez, relacionándola con deterioro físico, enfermedad, soledad, tristeza,… ocultando todos los aspectos positivos que tiene llegar a esta etapa de la vida y propiciando el miedo a envejecer.

Estos estereotipos (tanto los positivos asociados a la juventud como los negativos relacionados con la vejez), han dado lugar a la aparición de miedos e inseguridades en algunas personas de cara a hacerse mayores. Incluso algunas de ellas desarrollan una verdadera fobia a envejecer, lo que se ha llamado gerascofobia.

¿Cómo superar el miedo a envejecer?

1. El ciclo vital

El ciclo vital se compone de cuatro etapas (infancia, juventud, adultez y vejez), por las que todos pasamos necesariamente. Cada una de estas etapas tiene sus aspectos positivos y negativos, sus ventajas e inconvenientes. Ninguna de ellas es mejor o peor, simplemente son distintas.

2. Somos diferentes

Aunque todos pasemos por las mismas etapas vitales, somos diferentes unos de otros. De esta manera, viviremos cada etapa de una forma particular, tanto en relación al estado físico como a las experiencias vividas. De nada nos sirve compararnos con los demás. Vivir cada etapa de una forma u otra depende en gran parte de nosotros, de nuestra actitud.

3. El cambio es gradual

Como os contaba al inicio de esta entrada, la persona a la que oí hablar sobre su miedo a envejecer, temía verse un día en el espejo y darse cuenta de que se había hecho mayor. Con gran probabilidad ese día no llegará nunca. El cambio que sufrimos, tanto física como psicológicamente, no tiene lugar de forma brusca, sino que nos desarrollamos y crecemos como personas, pasando progresivamente de unas etapas vitales a otras.

4. Vive el presente

En la actualidad, dentro del campo de la psicología ha crecido una técnica denominada mindfulness, de la que ya hemos hablado en este blog. La premisa principal de esta técnica es la atención y conciencia plena. ¿Qué quiere decir esto? Hace referencia al proceso de prestar atención a lo que ocurre en el momento presente, siendo conscientes de todo lo que ocurre sin juzgarlo.

Aunque se trata de una técnica psicológica o un concepto científico, también lo podemos entender (y de hecho a través de su práctica se acaba convirtiendo en ello) como una actitud. Una actitud ante la vida, intentando siempre mantenernos en el aquí y el ahora, sin pensar excesivamente en el futuro (salvo en aquellos casos que así lo requieran). Pensar en el futuro constantemente nos hace vivir en él, generando en nosotros expectativas hacia lo que va a ocurrir y ansiedad de cara a poder controlarlo.

5. Persigue lo que te gusta

¿Por qué algunas personas tienen miedo a envejecer y no haber cumplido aquellos objetivos que se habían propuesto? Da igual el momento vital en que te encuentres, si algo te gusta y apasiona, el momento es ahora. Perseguir aquello que nos gusta implica marcarse objetivos realistas y establecer planes de acción a corto plazo encaminados a alcanzarlos.

Si sientes que tienes miedo a envejecer, reflexiona sobre tus pensamientos, y valora si se basan en realidades o en estereotipos creados. En la vejez serás tú mismo/a, que habrás crecido y te habrás desarrollado como persona.

Edición: Emanuel Martínez

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips