Sección Columnas

La Caldera

Miercoles, 11 de Enero de 2017 23:14
Visitas: 1135Comparte en:

*DE DIENTES PARA AFUERA

PARECE que las intenciones de Corral con el tema del gasolinazo se quedaron en el aire, no hay resultados contundentes a lo que dijo que se haría y hasta el día de hoy no se han visto acciones como las de los gobernantes de Nuevo León y Coahuila, en donde dejaron por un lado su sueldo e hicieron descuentos considerables en los impuestos estatales.

En ambos estados bajaron los costos de todo lo que representa tener un vehículo, desde cambios de propietario gratis, cero tenencias, licencias de conducir a menor costo y lo más importante se redujeron en un 20 por ciento los sueldos de los funcionarios de primer nivel.

Javier Corral, ya no ha dicho nada sobre el tema del gasolinazo, viajó a la Ciudad de México y dijo que no había obtenido respuesta favorable; ahí se quedó el tema y la lucha que se supone emprendería a favor de los chihuahuenses se quedó en que la federación no puso de su parte para subsanar el alza a los combustibles.

Quizá y en estos días salga y culpe al gobierno anterior por no poder hacer reducciones como las que hicieron en Nuevo León y Coahuila, al fin de cuentas ese ha sido su pretexto desde que asumió la gubernatura.




*VISITA SORPRESA EN DEPENDENCIAS

YA QUE hablamos de Javier Corral, el día de ayer se dio una vuelta por las principales dependencias de la capital, por primera vez como gobernador y a los 100 días de que tomó protesta, fue a ver las condiciones en las que operan algunas dependencias como la Secretaría de Hacienda, FGE y la Secretaría de Salud.

Aunque el gobernador no fue exclusivamente a supervisar, decidió darse una vuelta por las oficinas, ahí lo esperaban algunos y otros se fueron de espaldas al ver al jefe entrando con el gobernador por las oficinas.

Lo bueno de este recorrido es que Corral no colocó su imagen en las dependencias como lo hicieron los ex gobernadores, en vez de colocar la patética imagen del rey, ordenó colocar un código de ética, que ha decir por él es el que deben de seguir todos los servidores públicos.

Dirán los mal pensados que la visita sorpresa fue para ver las dependencias y cerciorarse de que la purga de priístas se hizo tal y como lo ordenó al final del año pasado.



*CABALGANDO CONTRA LA PARTIDOCRACIA

EL CABALLO Lozoya edil de Parral, aprovechó su supuesta aparición en un panfleto de la CNS para iniciar una campaña en donde luchará para que el gobierno deje de mantener a los partidos políticos, marcando así su distanciamiento con la partidocracia local y sobre todo a aquellos que lo veían con buenos ojos para el futuro.

La idea del alcalde independiente, no es mala, al contrario suena buena y convincente, el único inconveniente es que se la robó a otro politiquillo soñador, y que por obvias razones jamás podrán contra la manutención que le da el gobierno a todos los partidos.

Por lo pronto su campaña se enfoca en criticar a la partidocracia, su dulce propuesta indica que la gasolina quedaría en ocho pesos, pero primero deben de quitarles todos los recursos a los partidos que año con año esperan el presupuesto para llenarse los bolsillos.

Por cierto ya que hablamos de la “publicación” de los revoltosos e incitadores que hizo el gobierno, resultó ser una farsa y fue desmentida por las autoridades federales.



*VIOLENTA RECUPERACIÓN DE DEPENDENCIAS

EN EL TEMA de la violencia, finalmente el hilo se rompió por lo más delgado, cuando manifestantes en contra del gasolinazo que mantenían tomada las instalaciones de la Recaudación de Rentas en Delicias, se enfrentaron al grupo de antimotines que finalmente recuperó las instalaciones.

El enfrentamiento arrojó por desgracia, nueve personas lesionadas y cuatro detenidos. El hecho pegó desde Palacio de Gobierno a Congreso local y hasta organizaciones sociales quienes hoy por la mañana harán una gran manifestación a un ladito de Palacio, lo que el pronóstico indica un buen caos en el centro.

En el proceso de desalojos lo que advirtió el gobernador Corral a sus policías es que la recuperación de los espacios fuera limpio, sin sangre, sin víctimas, sin represión pues. El pero, es que el termómetro en el descontento social se vuelve a tornar de color rojo, lo que a nadie conviene, pero pareciera inevitable.



Tu opinión nos interesa, si tienes un comentario o algo que divulgar estamos para escucharte en [email protected]





Más Columnas