Sección: Tips

Que nada te robe la paz

Sabado, 10 de Noviembre de 2018 08:30
Visitas: 2867Comparte en:

Todos tenemos situaciones, lecciones de aprendizaje, personas, que en algún momento del día nos desgastan o mejor dicho, nosotros les entregamos el poder para que nos roben la paz. Muchas de las situaciones que nos roban la paz lo son, además, por preocuparnos de más y por pasar enfocados en lo que no debemos, que en resumen, también es elección nuestra.

1. Deja de ver la vida de los demás.

Siempre lo digo, las personas no avanzan o, porque andan comparándose con los demás o porque están demasiado concentrados en la vida de los otros y pues claro, si dedicaran toda esa energía a sus propios proyectos y a buscar soluciones a las lecciones de aprendizaje (eso que comúnmente llaman problemas) propias, todo sería mejor. Recuerda que los cambios más asombrosos ocurren cuando decides tomar el control. Esto significa “consumir menos, crear más”. Y lo bueno es que todos tenemos todo para salir adelante, la cosa es reconocerlo.

2. No esperes el momento perfecto, toma el momento y hazlo perfecto.

¿Cuántas veces no tienes paz porque te condicionas de miles de formas, te autosaboteas, te limitas a dar pasos en tu vida y hacia las diferentes metas, por falta de algo? Y lo peor es que eso te roba la paz. Que si debes esperar la oportunidad, el momento preciso... Pues eso no existe, el momento preciso lo creas tú, dando el paso, atreviéndote. Bien dicen que “serás exitoso si en vez de buscar el momento perfecto, aprendes a ver y a usar las adversidades de la vida a tu favor”. Avanza con inteligencia. No te rindas. Prepárate y espera tu oportunidad, créala.

3. Vive sin miedo.

Cuando entiendas que el miedo no existe, que sólo está en tu mente, que no es real, que sin ti no es nada... empezarás a volar. Ten siempre, por encima de todo, pensamientos positivos. Crea, además, magia con cada palabra que digas.

4. Agradece.

Intentar alcanzar tus sueños sin agradecer, concentrándote en lo que no tienes o no las logrado es un error. Tienes que agradecer lo que ya tienes y luego luchar por tus metas y sueños. Vive en un estado de gratitud constante. Fluye con la existencia. Para ser feliz sólo tienes que dejar de buscar lo que crees que necesitas. Primero valora lo mucho que tienes y luego lucha por tus sueños.

5. Aléjate del odio.

Martin Luther King Jr. dijo: “La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad, solo la luz puede hacerlo. El odio no puede expulsar al odio; sólo el amor puede hacerlo”. Deja lo que te ha pasado y sigue adelante, no te enganches con alguien o con una situación, el odio es un sentimiento que te paraliza, no te permite avanzar y al final quien pierde eres tú, porque al darle poder a otra persona o a una situación, no puedes seguir adelante. Elije avanzar, no mires atrás, no cargues con lo que no te pertenece.

6. Suelta lo negativo.

¿Cuántas oportunidades de felicidad desperdiciaste por la preocupación o la negatividad? Aunque no hay nada que puedas hacer para remediar lo pasado, hay muchas cosas que puedes hacer por las oportunidades futuras.

7. Haz lo que te gusta.

La mayoría de las personas están frustradas y sin paz, porque están haciendo lo que no les gusta y simplemente en espera de la quincena para recibir un cheque. La vida es muy corta y solo es una, esto no es un ensayo. Si deseas triunfar, dedícate a hacer lo que te gusta, el éxito vendrá por añadidura.

8. Ámate.

Para mejorar las cosas antes debes que mejorar tú. Sé la mejor versión de ti mismo. Construye una autoestima indestructible, firme y sólida. Debes valorarte, sentir tu grandeza. No agaches tu cabeza. Nada podrá detenerte si crees en ti.

9. Cree en ti.

Mientras tú no crees en ti mismo, otro con más confianza y menos talento que tú alcanza sus sueños. Valórate profundamente.

10. Todo es temporal, todo.

Si por alguna razón sucede un mal momento en el día o algo te aqueja durante varios, recuerda que todo pasa. Una de mis frases favoritas es: “esto también pasará”. No permitas que afecten quien eres y en que estás enfocado. Todos los días tiene nuevas lecciones y nuevas posibilidades.

11. Disfruta el proceso.

Toda espera tiene su recompensa, así como también tiene un propósito. Analiza cuál es propósito de lo que te sucede, busca el lado bueno, toma el aprendizaje y avanza. NO te centres en el papel de víctima o queja.

12. Aléjate de quien no te aporte.

A veces tienes que alejarte de ciertas personas, no porque no te interesen, sino porque a ellos no les interesas o bien porque aunque esas personas son buenas, no son buenas para ti. NO te aferres ni te afanes a nadie. Primero estás tú.

13. Acepta las cosas como son.

Algo que nos roba la paz es que las cosas no sean o no sucedan como nosotros creemos o imaginamos que deben ser o pasar. Lo que sucede es perfecto, es para algo y desde donde estás analiza qué tienes que hacer para llegar a donde deseas, pregúntate además si lo que deseas es lo que realmente te conviene.

14. Perdona.

Al perdonas no lo haces por la otra persona, lo haces para ti. Es mejor estar sin cargas, será más fácil avanzar, más liviano. Dejar atrás y no vivir en el pasado. Quien no perdona, vive entre muertos.

Edición: Gabriela Guedea

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips