Sección: Tips

¿Espías el celular de tu pareja?

Viernes, 9 de Noviembre de 2018 11:19
Visitas: 2853Comparte en:

La sociedad ha distorsionado el concepto del amor; éste se ha diluido en el idea de posesión absoluta. Es decir, se cree que controlar, revisar el celular de tu pareja, estar en constante sospecha es normal en las relaciones. También llamado Síndrome de Otelo, pero eso lo veremos más adelante.

No se trata de una guerra, ni tampoco se puede seguir viendo como una lucha que puedes perder en cualquier momento.

Encontrar celos enfermizos en las parejas es muy común. Sin embargo, se debe recordar que NO es romántico, tampoco es NORMAL, ni se debe CELEBRAR.

Es algo que deteriora tu salud mental, muestra una falta de seguridad y confianza. Es una conducta que se puede transformar en una enfermedad mental.

Síndrome de Otelo o celotipía

El síndrome de Otelo o celotipia, es una trastorno que convierte a los celos en una enfermedad mental. Recibe este nombre, porque –como seguramente recordarás– es una obra de Shakespeare que gira en torno a Otelo, y sus celos enfermizos que llevan a asesinar a su amada Desdemona.

La doctora Verónica Delgado Parra, psicoterapeuta de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual (Amssac) comenta:

“Los celos son un mecanismo de defensa al pensar que el ser querido nos puede dejar. En el pensamiento de una persona celosa existe ese temor permanente”

El síndrome de Otelo se manifiesta de forma permanente a través de angustia, miedo y enojo al pensar que una persona externa a la relación pueda provocar una ruptura.

Los celos no son un juego

Quienes sufren de celos intensos saben que no es algo que se deba celebrar o algo gracioso. En la actualidad se ha convertido en uno de los ‘memes’ más compartidos y en una creencia generalizada que dicta que tener celos es igual a poseer un amor que sí se preocupa por ti.

“Las relaciones sexuales son afectadas por los celos porque la persona celosa no disfruta al estar con su pareja, al pensar que hay un tercero en la relación. Entonces el encuentro sexual parece más una lucha que un goce”

¿Soluciones?

Para combatir este problema es recomendable asistir a terapia para conocer las causas que está provocando estos problemas.

Porque revisar el celular de tu pareja, sentir una opresión en el pecho constantemente, o tener miedo son claros signos que se te está saliendo de control el problema.

No tengas miedo de pedir ayuda, muchas veces vale la pena luchar por algunas relaciones. El Síndrome de Otelo, los celos, la posesión son elementos que deterioran tu salud, y te provocan una ansiedad que no se le desea a nadie. Amar a alguien es para disfrutar, para ser feliz, para convertir a otra persona en tu apoyo ante la adversidad, no en el ancla que te hunde en la infelicidad. El amor no es posesión, es apreciación. No te pertenezco, te complemento.

Edición: Gabriela Guedea

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips