Sección Tips

¿Tienes mal aliento?

Martes, 4 de Diciembre de 2018 08:21
Visitas: 994Comparte en:

Si puedes oler tu aliento, entonces es totalmente desagradable, ya que la mayoría de personas no suelen percibirlo por sí mismas, según dicen los odontólogos.

Si tienes mal aliento, debes saber que tú y el resto de personas que te rodean son víctimas de la halitosis.

Según la Academia de Odontología General, hasta 80 millones de personas sufren de mal aliento crónico.

Especialistas explican que, la halitosis también puede develar enfermedades y ciertas condiciones de salud, algunas de las cuales son graves.

Después de conseguir una menta, tienes que saber las 10 razones principales por las que tu boca huele tan mal y qué hacer para remediarlo, según la publicación de CNN:

Te estás cepillando mal los dientes

Cuando la comida queda atrapada entre los dientes y debajo de las encías, las bacterias se dedican a descomponerla, lo que genera gases putrefactos que huelen asqueroso.

La buena noticia es que puedes corregir fácilmente este tipo de halitosis al lavarte los dientes con pasta dental que tenga fluoruro dos veces al día y usar hilo dental con regularidad.

Comiste o bebiste algo oloroso

Café. Ajo. Pescado. Huevos. Cebolla. Comida picante. Los alimentos que ingerimos pueden causar fácilmente el mal aliento.

Una menta no bastará. Entonces, intenta contraatacar con otros alimentos como limón, perejil, manzanas o zanahorias que estimulan la producción de saliva, componente del que depende tu boca para eliminar las impurezas. Tomar agua también ayuda.

Comes muchos dulces

Para las bacterias, el azúcar es un súper alimento y sí que se dan un festín descomponiéndolo mientras te dejan un mal aliento de recuerdo.

Los dulces adherentes como las gomitas y los caramelos son los peores, advierten odontólogos.

Entonces, si debes comer algo dulce, te sugieren chocolate puro porque contiene menos azúcar que muchos otros dulces y se disuelve más rápidamente en la boca.

Estás haciendo una dieta baja en carbohidratos

Comer mucha proteína y pocos carbohidratos lleva a que el cuerpo entre en estado de cetosis, es decir, cuando tu sistema comienza a quemar las células de grasa para obtener energía, lo que causa un olor rancio, que muchos comparan con la fruta podrida.

Este proceso crea desechos llamados cetonas.

La recomendación es tratar de beber agua extra para eliminar las cetonas de tu cuerpo. Si usa mentas para el aliento, caramelos o chicles, asegúrate de que no contengan azúcar.

Respiras por la boca

La producción de saliva disminuye durante la noche y por eso sueles despertar con un sabor desagradable.

Ahora, respirar por la boca o roncar, también la apnea del sueño, seca aún más la boca, causando xerostomía, lo que hace que tu aliento resulte aún más infame.

Para solucionar esto, ve al fondo de tu problema de respirar por la boca y resuélvelo con mucha agua y siguiendo una buena rutina de higiene dental tanto por la mañana como por la noche.

Las medicinas que tomas tienen parte de la culpa

Cientos de medicamentos de uso común pueden resecar tu boca, contribuyendo a un aliento repugnante, incluidos los que son para tratar la ansiedad, la depresión, la hipertensión, el dolor y la tensión muscular.

Consulta la lista de efectos secundarios de tus medicamentos para comprobar si provocan resequedad en la boca, y después habla con tu médico sobre la posibilidad de cambiar a otra medicina que no disminuya la saliva.

Sufres de congestión nasal o alergias

¿Tienes infecciones crónicas de sinusitis? ¿Enfermedades respiratorias? A medida que tu nariz se congestiona, es más probable que respires por la boca, resecando los tejidos y reduciendo el flujo de saliva.

Los odontólogos recomiendan raspar la parte posterior de la lengua con una herramienta especialmente diseñada y usar un enjuague bucal que contenga dióxido de cloro.

Fumas o masticas tabaco

Si eres fumador, el olor a tabaco se adhiere a todo a tu alrededor, especialmente a tu aliento.

Además el aire caliente también resecará la boca. La pérdida de saliva, combinada con el olor a tabaco, crea el infame “aliento de fumador”.

¿Masticas tabaco? Es obvio que tus dientes se mancharán, tus encías sufrirán y tu aliento apestará.

¿La solución? Ya sabes.

Consumes alcohol

El vino, la cerveza, los cocteles y todo lo que incluye alcohol, resecan la boca. Por no mencionar que el vino contiene azúcar, como muchos de los mezcladores que vienen en los cocteles.

Contraataca con caramelos o chicles sin azúcar, ya que ambos estimulan la producción de saliva. No te olvides de beber agua (también es bueno para prevenir las resacas), cepillarte y usar hilo dental lo antes posible.

Tienes una condición médica que quizás no conoces

¿Sufres acidez estomacal, reflujo ácido o gastroesofágico? Vomitar un poco de comida o ácido en la boca puede crear mal aliento.

Recuerda que el reflujo gastroesofágico no tratado puede convertirse fácilmente en una enfermedad grave, incluso en cáncer.

El mal aliento también puede ser un signo temprano de una enfermedad subyacente que tal vez no tiene síntomas externos.

Edición: Gabriela Guedea

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips