Sección: Nacional

Prepara EZLN resistencia a AMLO

Domingo, 30 de Diciembre de 2018 11:51
Visitas: 2448Comparte en:

Chiapas.- A 25 años de su alzamiento armado, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) prepara una nueva forma de oponerse a algunos de los proyectos más importantes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La dirigencia zapatista —que lleva 16 años sin dialogar de manera oficial con ninguna administración federal— se encuentra reunida estos últimos días de 2018 en el poblado autónomo de Guadalupe Tepeyac, Chiapas, con simpatizantes y organizaciones de diversos lugares del país que apoyaron la candidatura de María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, como vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), una instancia creada por los zapatistas y el Congreso Nacional Indígena (CNI) para intentar participar en los pasados comicios.

Una de las principales ideas que se discuten es si las redes de voluntarios que consiguieron más de 280 mil firmas de apoyo a la candidatura de Marichuy, además de seguir apoyando la lucha de diversos pueblos originarios que forman parte del CNI, se deben sumar a otras batallas sociales, urbanas y rurales de México y otros países. El nombre provisional que ha tenido esta nueva instancia es el de Redes de Resistencia y Rebeldía.

Desde octubre pasado, tras el triunfo de López Obrador en las elecciones, el EZLN sostuvo reuniones con el CNI y el CIG para analizar el escenario actual. En un texto elaborado en conjunto concluyeron que el nuevo gobierno emanado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) amenaza a los pueblos Binniza, Chontal, Ikoots, Mixe, Zoque, Nahua y Popoluca del Istmo de Tehuantepec con sus proyectos trasístmicos y la expansión de las Zonas Económicas, así como a los pueblos mayas del sureste con su proyecto de tren que recorrerá los estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas.

También consideraron prioritario oponerse a la anunciada siembra de un millón de hectáreas con árboles frutales y maderables en el sur del país y la oferta para que sigan invirtiendo las empresas mineras que tienen concesionadas grandes extensiones de los territorios indígenas, así como la incorporación de 50 mil jóvenes a las fuerzas armadas y la actualización del Tratado de Libre Comercio, cuya entrada en vigor hace 25 años, fue el marco de la insurrección zapatista de 1994.

Edición: Samuel García

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Nacional