Sección: Tips

Se feliz con lo que tienes

Sabado, 15 de Diciembre de 2018 08:39
Visitas: 3652Comparte en:

Hasta cierto punto, ser feliz es una elección. Si bien no puedes controlar todo lo que te sucede, definitivamente puedes controlar los procesos de pensamiento internos y tu forma de actuar. Para ser feliz con lo que tienes, enfócate en las cosas buenas de tu vida, suelta las cargas y las expectativas poco realistas y esfuérzate por sentirte bien aquí y ahora.

Tómate un momento para valorar tus bendiciones. Enfócate en las grandes cosas que sí tienes, en lugar de concentrarte en aquellas que no posees. Si te sientes mal, posiblemente te resulte difícil identificar estos aspectos. Comienza por las cosas que las personas suelen dar por sentado. Hazte las preguntas que figuran debajo. Si puedes responder "sí" a alguna de ellas, tienes motivos para celebrar. Considérate afortunado, ya que no todas las personas tienen razones para festejar.

Considera que la situación podría ser peor. Piensa en todas las cosas que podrían salir mal y pregúntate por qué no han sucedido. Considera cada situación negativa que no ha sucedido como una bendición. Hazte las preguntas que figuran debajo para comenzar. Esta vez, si respondes "no" a cualquiera de las opciones, ¡tienes motivos para ser feliz!

Deja ir el pasado. Preocuparte por el pasado no servirá de nada, ya que no se puede modificar. No desperdicies ni un solo segundo pensando en las cosas que podrían haber sido, ya que no existen en el presente y, por lo tanto, no son reales. En cambio, concéntrate en las cosas que sí existen y que puedes cambiar. Estos son algunos de los ejemplos en los que no vale la pena desperdiciar tiempo ni sentir arrepentimiento:

No te compares con los demás. La envidia es veneno para la felicidad. Es muy difícil ser feliz al estar enfocado en la vida exitosa de los demás. No debes molestarte si alguien tiene algo que deseas (empleo, vehículo, pareja, vacaciones divertidas, etc.). En cambio, alégrate por los demás y esfuérzate por ser más feliz contigo mismo.

Recuerda: las personas suelen compartir los aspectos más positivos de sus vidas. Posiblemente desconozcas la mayoría de los problemas que padecen tus amigos o compañeros de trabajo.

Deja ir el deseo por acumular bienes materiales. Las posesiones no te harán feliz a largo plazo. La "ilusión" de comprar cosas nuevas desaparece rápidamente y, pronto, estos objetos se volverán mundanos y no serás más feliz que antes. Todo el mundo disfruta de tener dinero, una casa o un auto lujoso, pero definitivamente las cosas materiales no son una fuente de felicidad. Al desear este tipo de cosas, solo obtendrás más infelicidad.

Enfócate en los recuerdos más felices. Si bien no tiene sentido preocuparse por las cosas que han pasado ya que no se pueden modificar, puedes y debes valorar los aspectos positivos del pasado. Agradece los momentos felices vividos. No existe otra persona en el mundo que tenga tus mismos recuerdos felices, por lo que debes considerarte único y afortunado en este sentido. Estas son algunas de las cosas que puedes tener en cuenta:

recuerdos de la niñez

logros o hitos alcanzados

reuniones familiares agradables

salidas divertidas con amigos

objetivos profesionales alcanzados

Edición: Gabriela Guedea

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips