Sección: Tips

No se necesitan hijos para la felicidad

Domingo, 1 de Octubre de 2017 09:24
Visitas: 884Comparte en:

Numerosos estudios se han preocupado a lo largo de las últimas décadas sobre si tener hijos era un seguro de éxito para la pareja o si, por el contrario, aquellas que no los tenían eran mucho más felices. A pesar de lo publicado en estos años, lo cierto es que tener descendencia no garantiza la felicidad de una pareja.

"Tener hijos no certifica la felicidad, tampoco no tenerlos, sino que son otros muchos factores los que intervienen en la satisfacción de una pareja", asegura Antonio Fuertes, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Salamanca.

Aunque algunos estudios sí apuntan a que la satisfacción de una pareja es mayor si no tiene hijos, otros, con una mejor metodología, no encuentran diferencias entre el hecho de tener descendencia o no y su efecto sobre la felicidad. Sin embargo, existe mucha heterogeneidad sobre este tema.

Reflejo de la variabilidad que se da en este tema son dos investigaciones recientes. En una, publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS), apenas se encuentra diferencias entre estas dos situaciones. "No puede determinarse que tener hijos sea mejor que no tenerlos", señala el documento. Influyen otros muchos factores como el nivel económico, la educación, etc. El segundo trabajo, realizado por investigadores de la Open University de Reino Unido, refleja por el contrario que son las parejas sin hijos las que tienen mayores índices de satisfacción. Aquí, los participantes indicaron que eran los pequeños gestos cotidianos de amabilidad con la pareja, como por ejemplo decirse un te quiero, los que les hacía sentirse más valorados en su relación.

Según explica Fuertes, los estudios no son universales, ya que en otras culturas distintas a la occidental, "la felicidad en una pareja es mayor cuanto más hijos se tenga".

Lo importante realmente es que ambos miembros cubran sus necesidades. "La base de la satisfacción es ser capaz de resolver las necesidades de intimidad y de autonomía. Cuando están cubiertas, la presencia de conflictos, que existen en toda relación, normalmente no implica nada negativo y esos problemas van a ser afrontados", afirma Fuertes.

En las relaciones de pareja, existe una amplia heterogeneidad y los patrones de cambios siguen trayectorias muy diferentes. Por tanto, la satisfacción y/o felicidad depende de muchos factores, no sólo del paso del tiempo o de la presencia de los hijos: todo afecta. Pero lo importante, insiste y concluye el profesor, es "saber cubrir esas necesidades de intimidad y autonomía de cada miembro de la pareja".

Edición: Emmanuel M.

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips